Extiendo mis saludos cordiales y afectuosos a todos ustedes, alumnos, familias, docentes y a todo el personal del colegio. 
Saludo con gran estima al presidente de la Asociación Educacional Antonio Raimondi, el ingeniero Bruno Alecchi, a los miembros de la junta directiva y el consejo. También saludo y agradezco a nuestra directora Karla Acosta. Sería un agrado saludarlos personalmente con un apretón de manos, pero los saludo con el corazón. 

Agradezco por la grata presencia y doy un cordial bienvenido al Embajador de Italia, el doctor Mauro Marsili y al director del Instituto Italiano de Cultura, el doctor Gabriele La Posta. 

Queridos asistentes, cada año escolar presentamos importantes novedades. No solo me refiero a las mejoras de infraestructura, que son inmediatamente visibles, sino también a un avance educativo/didáctico en el que estamos buscando crecer continuamente. Todos nuestros docentes, con el personal académico completo, trabajamos intensamente estos últimos meses de enero y febrero con capacitaciones relacionados a temas de la enseñanza y la gestión de la programación curricular. Entre otros aspectos que forman parte del proceso educativo integral y formativo. 
 
Estamos listos para empezar y con ganas de hacerlo con todo el entusiasmo posible, para iniciar un largo viaje escolar de este vigésimo primer año escolar del Colegio Raimondi en el distrito de la Molina. 

Me imagino que, ingresando al colegio, han observado las fechas puestas en el pasadizo principal: 1872-1930-1997. En 1997, el colegio ha iniciado sus funciones en esta sede, en 1930 inició en Av. Arequipa; en 1872, el primer colegio Italiano se remonta a Lima/Callao. Hoy, por lo tanto, cumplimos 146 años desde la fundación inicial de nuestro colegio. Recordando con orgullo, el ser el colegio paritario más antiguo del mundo, y que junto al Colegio Dante Alighieri, constituyen un complejo más numeroso. Así que, tengamos un feliz aniversario y demos un gran aplauso, recordando con cariño a sus fundadores, administradores, docentes, alumnos, y a todos aquellos que han pertenecido a esta gran institución y con la cual se sienten identificados como su ALMA MATER.

Lo que me gustaría compartir con los alumnos que están iniciando el año académico es que, el colegio es una gran aventura que puede tener sus dificultades, pero que se vive con gran pasión y deseo que se sientan afortunados de pertenecer a un colegio tan emblemático que los acoge con mucho amor y cariño, esperando hacer de ustedes personas maduras, responsables y ejemplos a seguir. 

Agradezco a las familias por confiar en nuestra institución, asegurándoles que pueden contar permanentemente con nosotros. Porque, tenemos claro que existe una necesidad de crecer, y somos muy exigentes en términos de calidad, por ello consideramos a la excelencia no solo académica, sino como pre-requisito de nuevos objetivos. Es nuestro punto de partida para lograr los mejores resultados. 

Quiero asegurarles a todos que este colegio, tiene la vocación educativa tradicional de la cultura italiana y europea, implementada con conceptos holísticos y de inclusión. Dos aspectos que se unen y encuentran para construir un mismo objetivo único e integral.

El Liceo Italiano es la mejor escuela secundaria de excelencia del mundo, con el latín además de los otros tres idiomas, la filosofía, la historia del arte, la ciencia, las matemáticas y la física, que alcanzan el nivel de competencia universitaria. Arte, deporte y actividades culturales de gran nivel, reconocidos también por los resultados obtenidos a nivel ADCA junto a otros colegios del Perú. Se debe tener paciencia y voluntad para completar el cuarto año de Liceo, para lograr un conocimiento sólido con futuro maduro que tenga los componentes necesarios para una preparación superior universitaria, en la cual demuestran lo aprendido superando el examen del estado italiano, el Diploma di maturità, otorgado por el Ministerio Del Exterior Italiano. 

Del examen del estado, destacan alumnos con “Habilidades Certificadas”, que cuentan con competencias lingüísticas, científicas y artísticas, que les permite integrarse eficientemente a cualquier universidad, ya sea una italiana, europea, internacional o local. Muy aparte, está el concepto de “italianidad” que queremos y debemos perseguir, sin restar a ninguna iniciativa importante que nos caracteriza como, la Semana de la Lengua Italiana en el mundo, este año centrado en temas del italiano y redes de comunicación. 

Tenemos programados diferentes momentos para mejorar la reciprocidad y el estudio de los diversos idiomas y culturas, así como, las manifestaciones de las competencias científicas, artísticas y deportivas. 

Concluyo mi discurso deseándoles el bien a todas las familias, alumnos y docentes de cada grado. Buscando construir una comunidad educativa responsable y solidaria, sin problemas, que respete unos a otros. 

Viva el colegio Antonio Raimondi en el Perú, ¡viva Italia!, ¡viva el Perú!

Ad Maiora

Sante Beltramelli

Preside